La veterana marplatense que me vengo comiendo es un alto camión con acoplado

La veterana marplatense que me vengo comiendo es un alto camión con acoplado

Conocí a esta veterana calentona en un boliche de Mar del Plata el verano pasado, cuando de puta casualidad llegué a ese lugar gracias a que unos amigos lo conocían de nombre y querían ver qué onda el boliche. La verdad es que esa elección fue la mejor que pudimos haber hecho porque fue ahí que me encontré con esta trola que está más buena que comer pollo con la mano. La mina tendrá unos cuarenta años pero cada uno de ellos cuenta a la hora de garchar,  o por lo menos ella los hace contar. La flaca es capaz de darte vuelta como una media a la hora de darle a la matraca y debe ser por eso que me la paso yendo a Mar del Plata cada fin de semana largo que hay, cosa de no perderme la oportunidad de garcharme a esta hembra en celo que siempre que voy me recibe con las gambas bien abiertas para que me la coja por todos los agujeros, especialmente por ese flor de orto que tiene que es bien goloso y carnoso, como a mí me gusta.

 

 

 

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR