En pleno invierno y todo, la putita de mi prima levanta la temperatura de cualquiera

En pleno invierno y todo, la putita de mi prima levanta la temperatura de cualquiera

La atorranta de mi prima está re caliente como una pava. La pendeja está desesperada porque me la coja porque parece que desde que me la empecé a empomar a escondidas de la familia, es que la piba no para de pensar en mi pija. Tantas ganas le veo a la guacha de que me la coja con todas mis fuerzas que me animé a pedirle que me convenciera de que valdría la pena ir hasta San Isidro, donde ella vive, para cumplirle el deseo. Al toque la flaca me dejó en claro que está dispuesta a hacer cualquier cosa y es por eso que, en pleno invierno de Buenos Aires, salió hasta el parque para sacarse estas fotos que no sólo me terminaron de convencer sino que además me dejó con una calentura bárbara que necesito ya mismo bajar con ella a la brevedad.

 

 

 

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR