Mina del laburo necesita pija para no andar inquieta

Mina del laburo necesita pija para no andar inquieta

La madura que me vengo comiendo desde hace un tiempo no es ni más ni menos que la vieja de un amigo del laburo. La mina se cruzó conmigo una vuelta que lo pasé a buscar al hijo por la casa y desde ese momento que supe que la iba a pasar muy bien con la muy atorranta. Es que esa cara de putona no se encuentra todos los días así que cuando tuve la oportunidad, le pedí el teléfono y al día siguiente me encargué de llamarla y de arreglar un encuentro en mi departamento, cosa de que no saltara la liebre con mi amigo.

Tan puta es la vieja que hace hasta lo imposible porque le coincidan los horarios con los míos para recibir una buena cogida al menos dos o tres veces por semana. A cambio de estas empomadas violentas que nos mandamos entre los dos, yo me aseguro de poder descargar la leche acumulada y encima no tener que poner un mango, como me pasaría si tuviera que garparle a alguna zorra.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR