Alta partuza me hice con estas dos putas de Rosario que están más buenas que comer pollo con la mano

Con estas dos trolas cordobesas pasamos un momento de la puta madre mi amigo y yo. Las dos putas son pendejas que nos encontramos en un boliche de Córdoba capital y que nos llevamos a mi casa para darles murra por todos los agujeros y pasarla bombas con esas dos bombas. Con esos lomazo y con ese tremendo pedo que tenían encima no fue nada difícil convencer a las putonas de enfiestarnos entre los cuatro y de paso sacarnos unas lindas fotos para que todos ustedes pudieran ver por sí mismos lo buenas que están las turras.    

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR