Así queda su concha luego de empomar a mi turra

Nos conocimos en el bondi, cuando todavía se podía usar ese transporte público, aunque me hinchaba las pelotas el tener que andar apretado así, se extraña, esas boludeces se extrañan y más cuando así fue que conocí a Teresa, una turra de increíble colita y unas tetas impresionantes, hermosas y para ordeñar día y noche, la mina estaba estudiando tratando de encaminar su vida, empezaba yo a enamorarme de la flaca, lo admito... es que con unas tetas así no podes dejar de frecuentar a un bombón. Esta fue la última empomada antes de que empezara la cuarentena, qué rico era tomarle fotos a su concha luego de la penetración y descarga de leche dentro de ella, la mina abría las gambas dispuesta a todo, qué increíble era en el sexo esta turrita por dios!  

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR