Bien enlechada dejé a la mujer de mi amigo

La mina es increíble, buenas tetas, de hecho las más grandes que he visto, él tiene algo de responsabilidad porque a una yegua como ella no hay que dejarla así solita, al menos hay que cogerla una vez al día porque la yegua andaba con unas ganas de pija que hasta yo me daba cuenta, el primer contacto ocurrió en una pequeña reunión de amigos, nos besamos y abrimos un canal de conversación por WhatsApp.

Una semana después la mina ya estaba con las gambas abiertas en mi casa, mostrando las tetas, ella misma quería que yo disfrute de esas pechugas, "mi marido no las quiere, no les da cariño el pelotudo, chúpalas" me decía mientras le metía los dedos en la argollita, tremenda mina, hay que estar loco o patear con el otro pie para no darle harta leche a diario a esta honorable mujer!

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR