De día en la pileta y de noche su orto lloró de dolor

De día en la pileta y de noche su orto lloró de dolor

Tiene una sonrisa que contagia a cualquiera, por eso amo a esta mina, una amiga de la universidad que hoy por hoy es mi novia y aunque empezamos la relación con mucho romanticismo y toda la cuestión, pasión y cariño, toda la boludés esa, con el tiempo ella fue cambiando, no sé si para bien pero siento que ahora es mucho más efusiva, es como si un deseo de erotismo y sadismo hubiera salido a flote, como despertar al Kraken y cuando estamos en momentos de intimidad la morocha me pide por favor que sea brutal con su ojete.

Qué linda, cuando lo dice siempre me da un beso en la mejilla, como una forma de sellar el pacto… eso pasó ese día en que por la mañana estaba jovial y alegre, fuimos a la pileta y todo, pero ven que buenas tetas tiene la boluda? Por la noche mordí esas gomas, qué ricas y su rostro de felicidad cambió a rostro de dolor… ni qué decir de su ojete, casi llora ese huequito.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR