Con ese terrible culo que tiene esta mina no me queda otra más que cogérmela por ahí

Con ese terrible culo que tiene esta mina no me queda otra más que cogérmela por ahí

Esta trola misionera es una putita amiga de mi hermana que está de paseo por Buenos Aires por primera vez. Además de llevarse una buena impresión del obelisco y algún que otro paseo por la calle Corrientes y los teatros, lo que más deseo es que esta yegua en celo se lleve un poco de mi leche bien metida hasta el fondo del ojete. Es que ni bien me la presentó mi hermana, no pude sacarle de encima la mirada del terrible orto que tiene la misionera. Dicen que estas guachas del norte son bien gauchitas y la verdad es que no se equivocan al decir eso, porque ni bien le tiré onda a la flaca, al toque agarró viaje y me entregó todos los agujeros desde la primer noche en que nos dimos matraca en un telo de microcentro. Ese rosquete bien goloso se abrió de par en par con cada pijazo que le fui metiendo y ella, chocha, no paró de pedirme que le diera masa hasta que se lo llené de crema caliente.

 

 

 

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR