A esta morocha mendocina le rompí bien la argolla y se la dejé hecha una flor de tantos pijazos.

A esta morocha mendocina le rompí bien la argolla y se la dejé hecha una flor de tantos pijazos.

Fui de vacaciones con mis amigos a Mendoza y de recuerdo me traje un malbec y una empomada con esta putona mendocina que está más buena que comer pollo con la mano. La flaca estaba visitando la misma bodega que yo y después de chamuyármela un rato es que me la terminé llevando hasta el hotel donde me quedaba, listo para cogérmela por todos los agujeros y probar la concha mendocina. Tan puta resultó ser la mendocina que hasta me dejó sacarle estas fotos mientras le rompía bien la argolla mojada que tenía la morocha calentona. A lo que no le saqué fotos y me arrepiento, es a la lechada que le metí en la jeta cuando temriné de volteármela.

 

 

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR