Estrené la cámara profesional que me compré con esta turra tucumana que me cogí

Esta perrita en celo que me volteé el otro día fue mi musa inspiradora para la primer sesión de fotos que hice con mi nueva cámara profesional que compré hace poco. La zorra estaba tan contenta de que le sacara fotos en bolas que no tuvo ningún empacho en abrirse bien de gambas mientras yo iba disparando el flash como loco. Lo que más me llamó la atención es que la boluda ni preguntó qué es lo que iba a hacer con las fotos así que espero que cuando las vea circulando por la web no se me haga la indignada o incluso me haga un planteo porque ahí sí que la voy a tener que mandar a la mierda. Después de todo si ella no pregunta entonces doy por sentado de que no le jode que estas fotos bien zarpadas sean vistas por todos ustedes, que bien que les van a gustar.    

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR