Tremendo garchada anal a la puta y madura de mi esposa

Tremendo garchada anal a la puta y madura de mi esposa

Con mi esposa Marisa llevamos 20 años de casados pero el fuego no se apaga con el tiempo, con ese culo es imposible que se apague. Estuvimos de vacaciones en Salta La Linda y tuvimos una noche de sexo y diversión en el hotel donde nos hospedábamos. Mari se vistió de colegiala (siempre me calentó mucho ese disfraz) y además sacó de la valija algunos juguetes para entretenerse sola, aunque claro que eso no hace falta porque a mí el soldadito todavía me funciona. Su posición favorita es el misionero y la garché como si fuera la primera vez que cojíamos. Espero que los demás huéspedes del hotel no se hayan despertado con sus gemidos.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR