La morocha pidió un abrazo y le tiré un lechazo

Es una amiga del cole, pero una de las que queres conservar por siempre porque cada año que pasa se pone más exquisita, deliciosa la nena, aunque ya no es tan nena, Dora tiene 23 años y hace poco nos vimos en la calle, estábamos cada uno yendo de compras para abastecer nuestros hogares de alimentos, fue cerca de su casa cuando nos vimos, hablamos y me dio un abrazo, la gente nos quedó mirando porque saben que no es debido por cuestiones sanitarias. Ella me pidió acompañarla a casa, fue ahí donde ella me agarró la pija y me dijo con una lágrima en la mejilla que sentía temor por lo que fuera a pasar en el mundo, jaja lo sé, es algo exagerado, pero Dorita siempre fue sensible con estas cosas, me volvió a abrazar y la pija no pudo más, se me puso durísima y ella lo sintió, me pajeó, le chupé las tetas, garchamos tan rico que creo que nos enamoramos jaja, la vida te da sorpresas, mi sorpresa para ella fue ese lechazo que hizo que se relamiera.  

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR