La veterana de la pastelería degustó mi dulce de leche

Siempre le tuve respeto, le sigo teniendo mucho respeto, pero jamás me imaginé que la vete de la pastelería a la que por años compré tartas, bizcochos y demás delicias me daría un placer tan fuerte que ahora no pienso en otra cosa que comer su concha, ella tiene 38 años y me enteré que se separó de su marido pero el negocio es suyo así que todavía puedo seguir comprando los manjares que prepara, pero la otra noche nuestros cuerpos se juntaron, nuestros cuerpos se amaron y todo por iniciativa de ella. Estábamos en su habitación, ella me dijo que era hora de probar mi dulce de leche, necesitaba desde hace mucho probar pija y le di todo lo que quiso, esas tetas por la concha de su hermana las mordí y chupé como loco, la puse de espaldas a la pared para clavarla como dios manda, mi leche fue directo a su boquita, miren este monumento... cualquiera hubiera hecho lo mismo.  

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR