Las paradisíacas tetas de mi prima… al detalle

Lo que me rompe las pelotas de todo esto es que ella no se la cree, no cree que tenga un cuerpo de escultura... de ninfa, es mi prima pero ese vínculo se puede prestar a ciertas cosas, además nada quita que me pueda deleitar viendo esa suave y hermosa piel que ha servido como lienzo para algunos artistas del tatuaje, se la ve más hermosa así, tenemos la misma edad, 26 años y sé que la relación no tiene futuro, pero esas gomas amigos me las he chupado varias veces y nunca me cansaré. Ese toque de erotismo puro me encanta de ella, no son enormes papayas... pero sí un par de ricos mangos perfectos para meter en la boca y ni qué decir de su papo, semipeludo, mejor no sigo porque me arranco la pija de tanta paja amigos!  

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR