Las tetas de esta veterana me estrujan la pija al máximo

Esta atorranta es una veterana de zona sur, de la que me voy a reservar el nombre porque no quiero tener quilombos con el marido que casualmente es un flaco de seguridad de un boliche bien conocido de esa sección del conurbano. La mina aprovecha cuando el tipo se va a laburar para hacer de las suyas y esta vez parece que me agarró cariño a mí, que fui hasta su casa para hacer un arreglo en la instalación del gas del termo tanque y terminé dándole murra a esta madurita que está a punto caramelo.

La guacha sabe que tiene una burra para comérsela a mordiscos y debe ser por eso que se comporta como una zorra atrevida que no le tiene miedo a nada ni a nadie, ni siquiera al chusmerío del barrio porque de otra forma no se explican los gemidos a full que pega cuando me la cojo.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR