Le dejé conducir y pidió leche

Le dejé conducir y pidió leche

Somos primos, el tiempo pasa y lo bueno es que está casada, lo malo es que no parece estar feliz, para esas situaciones estamos los buenos primos, aunque ya no somos unos nenes y en lugar de mostrarle mi auto de juguete le muestro mi nueva moto, le entusiasmó… como es una mina veterana casi me canta «súbete a mi moto» le dije que no sea pelotuda, se sintió como Ghostrider in The Sky.

Regresando de su corto recorrido en mi nuevo juguetito para adultos me dijo que sentir el rugir del motor la puso cachonda, quería pija pero no la de su marido, me llevó a su habitación y ahí fue donde se comportó de esta manera extremadamente promiscua, pero ante una mina así de necesitada de amor no pude hacer más que darle leche, es lo que todo primo debe hacer.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR