Le gustó tanto mi leche a Sofía que se relamió los labios

Bueno al final se metió una botella en la argolla y todo, pero mi leche le gustó tanto que no pudo evitar relamerse los labios, los dedos y disfrutar cada gota de dulce de leche que ella misma me sacó, esta bebota lo empezó todo al mostrarme de forma tan descarada la concha, yo solo había ido a darle el besito de buenas noches porque estaba quedándome como huésped por una noche en su casa, su vieja ya estaba durmiendo y no debíamos hacer nada indebido.

Pero ella no pudo evitarlo, me mostró todo, luego yo llené esos mismos huequitos ricos, me hizo un buen pete, no voy a negar que la flaca chupa poronga como toda una capa, aunque no sé por qué después de todo el rico garche que tuvimos se metió una botella! jaja pero qué nena, es una máquina!

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR