Me gusta comerme de vez en cuando a alguna gorda tetona bien caliente

Me gusta comerme de vez en cuando a alguna gorda tetona bien caliente

El que todavía no se comió una gorda en la vida no tiene idea de lo que se está perdiendo. No hay nada más caliente en este mundo que una buena gordita tetona hambrienta y con antojo de pija dura. Un claro ejemplo de lo que estoy diciendo está acá y son estas fotos que tengo y que pude sacar gracias a que la calentura puede más que cualquier cosa y estas minas estaban tan excitadas al momento de pedirles una imagen, que al toque me dijeron que sí con tal de que me las empomara de una y lo más rápido posible. En este último tiempo comerme gordas se ha convertido en casi una pasión porque después de que uno arranca con una hembra en celo como éstas, después es muy difícil no querer probar otra para pasarla igual de bomba que con la primera.

 

 

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR