Mi gordita es grosa, no deja de tocarse ante mí

La visito cuando puedo porque tan cerca uno del otro no vivimos, de hecho antes no me gustaban las gorditas, pero en esta etapa de mi vida me estoy dando cuenta de que son hermosas y deliciosas al momento del sexo, la mina es profesora de una escuela para nenes, es linda, tiene mucha paciencia y esa ternura la puedo sentir yo, me acaricia y besa antes de comerse mi poronga.


El otro día la mina se quedó en bolas y me estuvo diciendo que una de las cosas que siempre le gustó hacer fue tocarse la concha delante de sus amantes, me dio un poco de celos, pero me dijo que yo era el único en su vida para ella en la actualidad y lo decía mientras se metía esos deditos en su huequito, qué ricura!

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR