Morocha tetota y bien trola de Avellaneda se deja montar por unos pocos pesos

Morocha tetota y bien trola de Avellaneda se deja montar por unos pocos pesos

Cuando conocí a esta morocha infernal pude sentir  cómo se me paraba la pija por debajo del pantalón. Las ganas que tenía de comérmela cruda ahí nomás, en el baile donde estábamos era tan fuerte que apenas si pude llegar a mi casa para cogérmela de parado. Es que una hembra en celo tan hermosa como ésta no se encuentra todos los días, por lo que cuando aparece es que hay que aprovechar la oportunidad que se nos presenta  darle matraca a más no poder. Eso sí, la guacha sabe que lo suyo cotiza en bolsa así que no hace nada gratis. Por unos pocos pesos es capaz de hacer que veas las estrellas de lo bien que la vas a pasar entre sus gambas y ni hablar si llega a entregar el ojete carnoso que tiene y que tuve el placer de llenar de leche un par de veces, mientras Karen, así se llama, no paró de gemir como una chancha.

 

 

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR