Nada como cogerse a una buena veterana que sabe bien lo que nos gusta a los tipos

Las pendejas son hermosas todas y llenas de energía que la verdad es que dan ganas de empomársela. Ahora bien, si bien las zorritas son unas calentonas que dan ganas de darles murra hasta que quede morada la pija, las veteranas fogosas son lo mejor que te puede pasar en la puta vida. Nada como una madurita de unos 45 años que sepa cómo hacerle ver las estrellas a un flaco que se la quiere coger. Esta veterana rosarina a la que me monté se llama Patricia y es una mina que es cien veces mejor que una flaquita veinteañera. No hizo falta que le dijera a la guacha lo que me gustaba o no, era como su la mina hubiera tenido en su poder una bola de cristal porque al toque se sacarle la ropita, la muy conchuda supo exactamente lo que tenía que hacer para sacarme toda la leche.      

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR