No debí subestimar a esta trolita, me hizo rugir de placer

Lo debo reconocer, a veces tengo prejuicios con las personas, no con todas, solo con algunas, esta mina es amiga de mi hermana y al toque me di cuenta de sus actitudes libertinas, eso me llevó a alejarme un poco, lo cual no debí hacer porque se presentaron las circunstancias en las que pude conocerla más a fondo y es una mina linda, dulce y es cierto, se nota sus ganas de leche, pero te entrega la concha y sos el más feliz del planeta! Todo pasó en mi casa, mi hermana no llegaba de hacer las compras y esta pendeja ya estaba en bolas con una lencería que me puso la pija como un garrote, dejé mis prejuicios de lado y sobé la pija en sus gambas, en sus nalgas, tiene la piel suave y deliciosa, me hablaba cosas sexuales muy fuertes, la empomé con fuerza, ella no hacía más que pedir leche, en efecto no debí subestimar a la trolita, a quien a hora tengo alta estima jaja. Cosas de la vida.  

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR