No me gustaban las maduras, pero mi jefa es un bombón

Es verdad, antes veía cómo mis amigos gozaban como locos enfiestándose minas mayores y ellas los buscaban, pero tenía en mi mente que las conchas jóvenes y puras eran las que uno más gozaba, hasta que empecé a laburar en un bar donde mi jefa es una morocha esbelta, cariñosa y carismática, es buena onda, pero hasta ahí pensé que llegaría la cosa, hasta que un día me pidió ayudarla a llevar una caja de licores a su casa y bueno, ella aprovechó eso para seducirme. Lo acepto, fui un pelotudo al no darme la oportunidad de garchar con una mujer madura, pero ya desperté, abrí los ojos y ella la concha como ven en las fotos, "mi marido ya no empoma como antes, necesito un macho como tú" me dijo mientras se metía los dedos en la concha, la noté más hermosa que de costumbre y nos metimos un garche de película!  

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR