Nunca dejarás de pensar en el papo de mi secretaria

Era un día especial, fuimos a la oficina porque habían ciertas cosas qué hacer, documentos qué recoger, el resto de cosas la continuaríamos haciendo desde nuestras casas para cuidar nuestra salud y todo eso, de pronto Javiera me dijo que ya no podía pasar un día más sin contacto humano y me enseñó las tetas, no le dije nada, solo seguí observando y ella se lamía los pezones, sabía que ni mi jefe ni nadie podría vernos esta vez, muchas veces soñé con enfiestarme a la secretaria, esta era la oportunidad de oro. La mina se puso bastante juguetona, se rió, sacó la lengua y me hizo gestos obscenos, le tomé algunas fotos pero la pija la tenía como un cañón lista para clavar a la secre, ella se sentó en la silla del jefe y dejó sus fluidos vaginales, esa concha me la comí como una rija almeja, es hermosa cierto? sabe mucho mejor se los puedo asegurar.  

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR