Pendeja misionera es una putita bien sabrosa que me empomé el viernes por la noche

La pendeja putita que me comí con todas las letras se llama Uma y es una flaca misionera que hace dos minutos que está en Buenos Aires y ya anda entregando esa conchita deliciosa al mejor postor. Se ve que la minita vino con la excusa de estudiar en la facultad aunque en realidad me parece que, lejos de hacer eso, se la pasa revoleando la chancleta y aprovechando que tiene un terrible lomo como sacarle un poco de provecho. Estas fotos me las mandó ella misma para terminar de convencerme de que largara los pesos para ella y así pasar el viernes más copado en un largo tiempo. Por suerte para mí es que eso fue lo que hice porque el garche que le pegué hizo que me quedara bien relajado después de sacarme toda la leche acumulada de encima.    

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR