Pensé que no podría con semejantes tetas!

Pensé que no podría con semejantes tetas!

Pero sí, pude, es que es la primera novia que tengo y que se maneja un par de sandías que me imagino le debe causar severos dolores de espalda, pero con mi ayuda y un sujetador especial para tetonas puede llevar una vida copada, ella también es una grosa, es linda y sobre todo intelectual pues le gusta leer libros de todo tipo, ahora se está leyendo uno de Viktor Frankl pero cuando está con calor sale al patio y ventila esas tetas con la brisa del campo.

Y no solo son buenas tetas las que tiene, esa concha para chuparla tuve que abrirle las gambas con algo más de esfuerzo de lo normal pero valió la pena, ella ayuda en lo que puede pero al final qué rico es garchar con mi gorda. Esa mina es 110 kilos de puro amor!

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR