Polvo sucio son amiga madura de mi tía

La señora es ya una abogada bien reconocida en la ciudad de Mendoza, sé que ha llevado casos a buen puerto, siempre con la verdad y la justicia por delante obviamente, por esas cosas de la vida ella conoció a mi tía cuando yo todavía era un nene, se hicieron grandes amigas y ahora ella y yo somos amantes separados por unas cuantas generaciones, pero que nos unimos por el puro placer del sexo.

A decir verdad nunca pensé que terminaría enfiestándome a la señora, bueno ahora le digo "corazón mío" y hemos garchado hasta la saciedad, hasta el agotamiento físico y mental, pero la mina con su instinto maternal siempre ha llegado a prepararme algo de cenar antes de yo regresar a a casa.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR