Qué ganas de darle matraca a la turra de mi prima!

Mi prima es una grosa, se lo he dicho en Navidad, en San Valentín y hasta ahora no le he podido probar esa rica argolla que se maneja, porque aunque sea una turrita de boquita un tanto vulgar, es mi prima y la quiero, terminó con su novio ya hace unos meses y le tengo unas ganas que ni se imaginan, sobre todo después de haberla visto así, las fotos las consiguió otra prima quien le tiene cierta bronca, ya la había visto en paños menores pero esto es para sacudirse el ganso a diestra y siniestra! Con ella hay que tener tacto porque se resiente muy fácilmente, pero cuando se pone cariñosa te da abrazos y uno siente el calor de esas gomas, mi última novia quien pasó al olvido también hace meses atrás tenía la concha peluda y me gustaba, pero la que ahora quiero casi de forma obsesiva es de la prima, está para mordisquear noches enteras.  

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR