Se van mis viejos y empieza el auto-toqueteo

Se van mis viejos y empieza el auto-toqueteo

No recuerdo exactamente cuándo es que comencé a tener estos comportamientos llenos de perversión y sexo autocomplaciente, creo que fue cuando me dejó mi novio, el primero, fue algo que me ilusionó mucho aunque en el fondo de mi corazón sabía que la vida me deparaba cosas más emocionantes, aunque también llegué a pensar que él sería para siempre y esas cosas, fui algo inocente.

Pero sí me ayudó a descubrir los placeres del sexo, el orgasmo, lo sentí muy rico con él, ahora que ya no está conmigo y ya que lloré mucho… me toca tocarme, sobre todo cuando mis viejos no están en casa, me froto la concha y me siento en las nubes, pero más mis gomas, chuparlas es decirme a cada momento «te quiero» a mí misma.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR