A mi sobrina me la empomé por la conchita y de paso le saqué estas fotos

A mi sobrina me la empomé por la conchita y de paso le saqué estas fotos

Mi dulce sobrina me venía provocando desde hace un tiempo y yo, que no soy de fierro, no pude resistir más las ganas terribles que tenía de cogerme a la pendeja y un buen día empecé a darle la matraca que tanto quería la muy turra.

Al principio la minita un poco se resistió porque no quería asumir lo putita viciosa que era, pero una vez que probó la leche calentita del tío, no pudo resistirse y empezó a abrirse de gambas cada vez más seguido hasta que por fin se nos volvió un hábito esto de coger a escondidas de la familia, en cada reunión de los domingos.

Acá dejo algunas fotos de uno de esos encuentros que la verdad es que están para chuparse los dedos del festín que se van a hacer con la turrita.

 

 

 

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR