Mi suegrita se hace la tímida pero bien que gimió como una perra cuando me la culié

La putona de mi suegra me viene dando alegrías a más no poder. En lo que va de la semana ya me la cogí tres veces por todos los agujeros y la hice chillar como una chanquita en celo de los pijazos que le metí a más no poder. La flaca es una buscona que aprovecha cuando la hija, o sea mi jermu, no está en casa para pasar a visitarme para tomar unos mates, y de paso darle a la matraca un rato. Cuando empecé a sacarle estas fotos la conchuda se empezó a hacer la tímida y no me mostró la cara pero a mí no me importa si no quiere darse a conocer. Para el que quiera probar a esta fruta madurita, que me pregunte que yo le paso el teléfono de la zorra, cosa de poder compartir estos garches mundiales que hace la muy atorranta.      

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR