Una soplada en la concha después de los comicios electorales

Nos fuimos juntos a votar, tengo todavía esperanzas de que las cosas se van a poner bien, ella también, después de todo che qué otra nos queda?, jaja pero bueno regresamos contentos, nos preparamos para comer un rico asado, mientras tanto ella me llevó a su habitación y me dijo que era momento de darle unos vientos de cambio al asunto, aunque sea una revolución iniciada en la cama, como en la canción de Oasis... se bajó el pantalón, se quitó la bombacha y con mi lengua hice eso que tanto le gusta a ella.

Una buena lamida de argolla y luego en el culo, eso es riquísimo, tiene un orto con sabor a caramelo que solo puede ser superado por los petes que la mina me hace, esto lo hicimos temprano, ya en estos momentos estamos viendo las noticias.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR