Una tocadita en la concha para empezar bien el día

Una tocadita en la concha para empezar bien el día

Mis padres me enseñaron desde chiquita que hay que ser siempre madrugadores para hacer las cosas del día a día bien y ser productivos, no les entendía bien pero ahora sí, recuerdo que me decían «a quien madruga dios le ayuda» o «a dios rogando con el mazo dando», eso del mazo me gusta, qué sucios pensamientos me han enseñado mis amigas, ahora siento que tocarme la concha por las mañanas me ayudan no solo a tener más energías, sino a empezar feliz el día.

Me gustaría mucho tener a mi novio cerca para que en esos momentos me empuje la pija en todo el papo, pero vive un poco lejos, valoro mucho las enseñanzas de mis viejos, pero he desarrollado mis propias técnicas de motivación, qué rico es tocarse la argolla y por las noches también para un buen descanso.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR