Usé la cocina como mi centro de entretenimiento sexual

Usé la cocina como mi centro de entretenimiento sexual

Por una parte me hizo sentir mal, porque mi novio había acondicionado esa cocina especialmente para que tanto él como yo pudiéramos preparar la cena y otras delicias culinarias con total libertad, de forma ordenada y con las condiciones de higiene apropiadas, pero me sentí tan bien, fue como un nuevo despertar, una nueva vida, por fin pude escapar de casa y me sentí libre como un pájaro.

En lugar de preparar la cena me quité la ropa, froté mis labios vaginales en diversas superficies abultadas y duras, fue riquísimo, no podía esperar a que mi novio de una vez llegue para hacerle un pete, me toqué y me masturbé tan rico que al terminar me quedé dormidita… mi novio me garchó fuerte esa noche y pedimos pizza para calmar el apetito.

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR