Vanessa: la mucama del placer

Vanessa linda, tenía novio cuando la contraté, mi novia se ponía celosa siempre porque decía que era una tentación muy grande para mí, la verdad no lo negaré, es hermosa, lindos ojos, toda una muñeca, pero me pidió tanto que le aceptara porque necesitaba la guita para pagarse la universidad así que la contraté y todo bien las primeras semanas, hasta que una tarde antes que la mina se fuera le pedí que me sirviera un mate mientras yo trabajaba en mi computadora, me di la vuelta y se estaba rascando la concha. La pija al toque se me puso tiesa al punto del dolor, la pendeja me dijo que había terminado con su novio y que yo siempre le atraje, fue descarada, me dijo que era consciente de que podía perder el laburo pero necesitaba intentarlo, me sacudí la pija y tomé al toro por las astas, o sea garché fuerte a la potra... ni que fuera tonto.  

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR