Cada vez que me cojo a la putona de mi suegra quedo con la poronga morada de tanta murra

Cada vez que me cojo a la putona de mi suegra quedo con la poronga morada de tanta murra

La turra de mi suegra apenas si cumplió los 55 sños pero les puedo asegurar que está hecha una fiera, más caliente que nunca, sobre todo con cuanto pendejo atrevido que se la quiera empomar, como es mi caso, cada vez que el dorima no está en la casa. Como con mi jermu vivimos cerca de ellos no me es difícil inventar alguna que otra excusa para caerle en la casa a mi querida suegra, aprovechando el rato que se queda sola, y darle murra para que tenga y para que guarde mientras mi suegro está laburando. La yegua veterana sabe bien cómo hacer para que la pija se me ponga morada después de una sesión de sexo intenso con ella, de esos polvos que son inolvidables de lo buenos que están y de lo que hacen que uno descargue la leche acumulada en el día.

 

 

Más mujeres hermosas desnudas

SUBIR